Enter

Existen días y días…

twins-b

Conduciendo por la calle Pelliza lo primero que despertó mi atención fue el inmenso marco del óvalo en madera, en el interior de un coche fúnebre de última generación.
Vacío como un horno apagado. Y rodeado de llovizna y gente que despedía a su conocido muerto.
Toda esa foto la perdí por estar conduciendo.
Pero por esas cosas del destino, de Dios, de las hadas o simplemente, de culo, llegando casi a donde tenía que doblar y tomar la autopista, tuve otra imagen.
Esta la sentí y mi pulsión recordó el rito que mi abuela María cumplía cuando encontraba a un perro muerto en la calle. Hacía parar el auto inmediatamente. Creo que era uno de los únicos momentos de absoluto poder ejercido sobre la indomable personalidad de mi abuelo Jesús.
Entonces hice lo mismo y paré mi auto a un costado.
Agarré la camarita de mi bolso y antes de levantar al perro con mis ojos, éstos descubrieron la tercer imagen del día. Un par de jovencitos gemelos negros vestidos de traje iban a misa! El perro pudo esperar unos segundos. Dignos y de retrato simple y auténtico, accedieron junto a su madre y les disparé con pasión y alegría.
Luego me ocupé de dispararle al perro.
Parecía lobo feroz.
Pero juro y confieso que yo, no lo maté.
Sólo le hice click!

La mano muerta de Roger Ballen

Media hora antes, el tiempo necesario para poder ubicarme en tu conferencia.
Cumpliendo el requisito me encontré con una sala repleta y luminosa de gente llena..
Otra fotógrafa (francesa) explicaba en mal español el concepto de sus series.
Descoloqué a dos gorditas que apilaron mochilas rosas ridículas y equipos de reporteros deportivos gigantes, quien con poca intencion y bastante tension dejaron un sitio listo para mis aposentos.
-“Gracias chicas.”
Dos minutos más tarde, aplausos. Fin de la serie francesa.
Se fueron muchos y aproveché para ir más adelante.
Quería mirarte, escucharte, comerte.
La horda de estudiantes desprolijos, jamás descubrió cómo apareciste.
Flaco, panzón de cerveza o whisky, por seguro.
Vestidito de azul sencillo, parco y con un sobre plastico colgando de tu cuello, como la carga de un perro San Bernardo.
Aplausos, mini presentación.
Un auricular que desprecio, porque tu ingles , tus pausas y tonos son perfectos.
Pulsador remoto en tus manos dedicadas a exponer la historia de tu obra perfectamente .
Con algunos toques de humor ácido vas presentando la provocación, la pasión que no lleva explicación.
El sentido y el consejo, se lo tirás y movilizás al público .
Consejos que sacuden más que las imágenes y que pocos perciben.
Así es el planeta del “qué lindo!”.
Y estás en Buenos Aires!
Welcome Roger.
Paciencia, Roger.
Pasión, Roger, y tratar de entender por qué te aplauden tanto si no era para tanto.
Hablás del “Pathos”, del dolor, la intensidad y algunos nerviosos ríen.
Terminás.
Culminás.
Y llegan las tontas preguntas que además, son muchas.
Con precision y educación respondés y al hacerlo seguís afirmando tu esencia.
Qué maravilloso artista .
Aplauso final y me encuentro con una compañera que quiere una foto con vos y no tiene batería.
Le doy el mío y aprovecho para saludarte.
Te pregunto si en la bolsa está tu libro y nos lo das.
Miramos y vienen las abejitas tímidas y curiosas. Ya no es lo mismo.
Hacemos la selfe. Hacés un chiste tonto y termino saludándote.
Después de todos los besitos al aire que diste, yo te estrecho la mano.
La más fuerte, aquella que dispara.
Tu mano está fría.
Muerta.
Desilusionada por medio segundo hasta que descubro que te siento. Que te conozco.
Que en tu mano está la rata. La víbora, la pared sucia, Sudáfrica, la tierra, la locura y tu mente.
Y clavada en mis ojos llevo tu frase :
“Life starts in the dark”.
-“Nice to meet you, Roger Ballen".

The dead hand of Roger Ballen

Half an hour early, just the right time to get situated in your conference.
Following the rules I found myself in a packed and bright room with lots of people.
Another photographer, was explaining the concept of her series in poor Spanish.
I displaced two chubby women piling up ridiculous pink backpacks, and humongous sportscasters equipment, who with little grace and a lot of tension left enough space room to my backside.
-“Thank you girls”.
Two minutes later, applause. End of the french series.
Lot of people left and I took advantage to move forward.
I want to look at you, listen to you, eat you up.
The horde of untidy students never figured out how you appear.
Slender with a beer or whisky belly, surely.
Dress in plain blue, dry and with a plastic envelope hanging from your neck like the barrel of a Saint Bernard.
Applause, mini presentation.
Headsets that I left aside because your English, your pauses and tones are perfect.
A clicker in your hand, destiny to show us the history of your work perfectly.
With some touches of sharp humour you exposing provocation, passion that has no explanation.
The sense and the advice you pitch, and you move the public.
Advice that shake more than your images do, and that very few take notice.
That’s the planet of –“How nice”.
And you are in Buenos Aires.
Welcome Roger!
Patience Roger.
Passion Roger and try to understand why you get so much applause when you really was so simple.
You speak about “pathos”, pain, intensity and some laugh nervously.
You finish.
Come to the end.
And now come the silly questions that, to top it all, are many.
With precision and politeness you answer, and doing so, you keep showing your essence.
What a wonderful artist, I think.
Final applause and I met with a buddy that would like a picture of you and her phone has no battery.
I send her mine and squeeze in a –“hello”.
I ask if your book is in your bag and you give it to us.
We look at it and there it comes the timid and curious little bees.
It’s not the same any more.
We do the “selfie”. You make a silly joke and I say good bye.
After all the air-kisses you gave, I shake your hand.
The stronger one.
The one that shoots.
Your hand is cold.
Dead.
Briefly disappointed until I find out,
I feel you.
I know you.
I understand that in your hand lives the rat, the snake, the dirty wall, South Africa, the grime, madness and your mind.
And burn into my eyes I carry your phrase:
-“Life starts in the dark”.
-Nice to meet you Roger Ballen.